viernes, 22 de noviembre de 2013

Miriam García Cabrera y Tibisay Peñate Molina, asesoras jurídicas de la Asociación Mujeres Solidaridad y Cooperación desde el Servicio de prevención y atención integral a mujeres víctimas de violencia, subvencionado por el Instituto Canario de Igualdad y El Cabildo de Gran Canaria, reflexionan acerca del "Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la mujer"



¿Porqué EL 25 DE NOVIEMBRE?



Porque este día fue declarado por la ONU el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer” con el compromiso de organizar ese día actividades destinadas a sensibilizar y fomentar la conciencia pública en todo el mundo sobre este cáncer social.

Son muchas las clases de violencia, pero no vamos a hablar de la física, pues no hace falta porque se ve, vamos a hablar de aquella violencia, la psicológica, que padecen millones de mujeres en silencio con la complicidad de las estructuras sociales que basadas en la transmisión de valores, principios  y creencias asentadas en la supremacía del hombre sobre la mujer, están destinadas a marcar su destino.

Por ello queremos llamar especialmente la atención sobre las nuevas formas, herramientas y/o estrategias de ejercer este tipo de violencia a través de las nuevas tecnologías y las redes sociales.

Estos avances facilitan la perpetuación de estas conductas siendo alarmante, sobre todo, entre la adolescencia, ya que no solo se ejerce el control de las relaciones y comunicaciones de manera continua, sino que éste se ejecuta desde la distancia.

El maltrato psicológico puede ser mayor, más perverso e inmediato en la actualidad por su gratuidad y efecto multiplicador en las redes sociales. La intimidación, amenazas, insultos, control social, dominación, chantaje emocional, etc. por parte de quien lo ejerce provoca en quien lo padece aislamiento, desvalorización, baja autoestima, bloqueo para responder a la situación, etc.

La dificultad de las mujeres para detectar ese tipo de violencia psicológica, radica en tomar como natural actitudes que deberían identificar como situaciones de maltrato, debido en la mayoría de los casos a la creencia del amor romántico.

Twitter, Facebook y WhatsApp integran un "absoluto mecanismo de control" con riesgos que las chicas no perciben, tal y como afirma Marta del Pozo, profesora y doctora de Derecho Procesal de la Universidad de Salamanca: "Ellas asumen como algo normal que el novio censure su comportamiento, imponga su ropa, espíe su móvil o incluso no le deje espacio para estar con sus amigas", advierte.

De acuerdo con el último estudio de 'Igualdad y Prevención de la violencia de género en la adolescencia', dirigido por Díaz-Aguado y presentado por el Ministerio de Igualdad en 2010, casi tres de cada diez chicas han escuchado con frecuencia aquello de "si está celoso, es que te quiere".

"No entienden que un comportamiento posesivo es el caldo de cultivo de la violencia de género", añade Del Pozo. El mito del amor romántico contribuye a que las jóvenes no sepan detectar los síntomas: "el amor no lo puede todo y quien bien te quiere no te hará sufrir", precisa Díaz-Aguado.

La información que se está propagando a través de los medios de comunicación, la familia, la sociedad,  la publicidad, los géneros musicales como el reggaeton o los fenómenos literarios como 'Cincuenta sombras de Grey' o 'Crepúsculo' refuerzan los estereotipos machistas y la posición sumisa de la mujer.

De allí la necesidad  desde la infancia de abordar el problema derribando los valores machistas imperantes y cambiándolos por otros basados en la igualdad, y en la adolescencia enseñando a detectar los primeros indicios de una relación tóxica a manera ejemplificativa y no a través de un discurso genérico en la que no se vean identificados/as.

Miriam García Cabrera
Tibisay Peñate Molina
Asesoras jurídicas de la Asociación Mujeres Solidaridad y Cooperación.
Servicio de prevención y  atención integral a mujeres víctimas de violencia de género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario